1 nov. 2015

Publicado 01 noviembre por con 0 comentarios

Las cualidades del sonido

Antes de explicar las cualidades del sonido hay que explicar, obviamente, qué es un sonido...



¿Qué es un sonido?



Un sonido es un conjunto de armónico ordenados entre sí que se propagan en forma de ondas a través del aire y que, normalmente, se origina cuando un cuerpo físico está en vibración debido a un golpe o un roce (tanto del aire como de otro cuerpo físico).

Por ejemplo:

     - Un timbal genera un sonido cuando se le golpea con una baqueta blanda.
     - Un violín genera un sonido cuando se frota el arco sobre las cuerdas.
     - La voz humana genera sonido cuando el aire pasa a través de las cuerdas vocales.

Musicalmente hablando, hay que saber diferenciar entre un sonido propiamente dicho y un ruido. Un sonido es una vibración que entra dentro de un espacio y un tiempo determinado. Un ruido es, justo lo contrario, una vibración fuera de tiempo y de lugar. Por ejemplo, una persona que está tocando el violín no puede evitar hacer ruido cuando pasa el arco. En realidad, esa persona no desea generar ningún ruido, pero el impulso del arco en cada pasada genera un pequeño "arañazo" fuera de lugar. Este ruido suele ser más común y doloroso en los violinistas noveles y, si no se llega a disimular bien, puede resultar bastante molesto a la hora de interpretar una obra en público.

El sonido y el ruido no son tan diferentes. Ambos se generan por un cuerpo en vibración y también presentan un espectro en forma de onda que se distingue más o menos en función de sus cualidades. No olvidemos que, hoy en día, algunas personas se dedican a interpretar obras con objetos que generan ruidos. Además, tanto los sonidos como los ruidos tienen una serie de armónicos, no obstante, unos los tienen más ordenados que otros. De esto hablaré en otro tema.



Las cualidades del sonido



El sonido tiene cuarto cualidades diferentes, y cada una afecta de diferente manera al espectro del sonido. Estas cuatro cualidades son:

a) La intensidad: es la cualidad del sonido que nos permite distinguir entre sonidos fuertes y sonidos débiles. Esta cualidad se suele emplear para llamar más o menos la atención. Así pues, un alumno puede estar hablando en voz baja para no atraer la atención del profesor que está dando clase, y un profesor puede estar alzando la voz para que sus alumnos presten atención en clase. En música, esta cualidad se emplea para dar más o menos expresividad o incluso para resaltar algún aspecto de la obra. A estos cambios de volumen se les llama "intensidad". Podemos encontrar dos tipos de sonidos según la intensidad:

     - Sonidos fuertes: el impacto de un coche o el sonido de un gong.
     - Sonidos débiles: el canto de un pájaro o el sonido de un dia
                   
En música, a esta variedad de intensidades se les denomina "dinámicas". Existen varias palabras y símbolos que regulan la intensidad de una obra. Entre ellos:

     - Forte/fortísimo (ƒ - ƒƒ - ƒƒƒ): otorga mayor intensidad a un sonido.
     - Piano/pianísimo (p - pp - ppp): otorga menor intensidad a un sonido.
     - Crescendo: aumentar gradualmente la intensidad de una nota.
     - Diminuendo: disminuir gradualmente la intensidad de una nota.

La intensidad de un sonido varía en función del tamaño y el volumen del cuerpo físico que lo genera. Cuanto mayor sea el cuerpo que realiza la vibración, mayor será la fuerza con la que se propague la misma. Por ejemplo: No es tienen misma intensidad el bote de un balón de baloncesto sobre una cancha de basket que la caída de un yunque sobre el suelo de esa la misma cancha. Asimismo, un contrabajo suele tener los sonidos más potentes que los de un violín debido a su tamaño superior, de ahí a que el contrabajo se utilice, sobre todo, para realizar el bajo de una obra musical.

La intensidad en el espectro del sonido: la intensidad se identifica por la longitud de la onda. Cuanto más grande sea la onda del sonido, más fuerte es su reproducción. Cuanto más pequeña sea la onda, más débil. La intensidad de un sonido o de un ruido se mide en decibelios (dB).
sonido debil
Sonido débil
sonido fuerte
Sonido fuerte
b) La duración:es la cualidad del sonido que nos permite distinguir entre sonidos cortos y largos. Esta cualidad se suele emplear, tanto en música como en la vida real, para generar diversas sensaciones como, por ejemplo, lentitud o rapidez. La duración del sonido se expresa mediante las figuras musicales y, a veces, de símbolos que las acompañan. Existen dos tipos de sonidos según su duración:

     - Sonidos largos: figuras más largas, puntillos, calderón, etc.
     - Sonidos cortos: figuras más cortas, picados o staccatos, etc.

La duración del sonido suele ser más libre, sin embargo, existe varios factores externos que afectan a la misma. Entre ellos:

   - La ausencia de aire o del medio físico que ayuda a transmitir el sonido: Puede surgir la posibilidad que, durante un concierto, el arco de un violinista se rompa, dejando así a medias la nota que estaba tocando. Se ha producido, por lo tanto, el acortamiento de una nota debido a un factor externo.

   - La cantidad de espacio del medio en el que se propaga el sonido: Cabe la posibilidad de que se interprete una melodía con figuras cortas en el interior de un edificio con gran espacio interno, por ejemplo, una catedral. Esta circunstancia provoca que notas cortas no finalicen en el momento en que se desea, generando así una cosa a la que llamamos "eco". El eco es un efecto del sonido (efecto, no cualidad) que afecta a la duración del mismo. Por otro lado, un músico es incapaz de sobrevivir sin este efecto, por ejemplo, a la hora de interpretar una pieza en una cámara anecoica. En otro tema explicaré con más detalle los tipos de efectos del sonido.
                                       
La duración en el espectro del sonido: la duración se distingue, sencillamente, por la longevidad de la onda. Cuanto más persiste una onda en el tiempo, más dura. En el caso contrario, cuanto menos persista una onda en el tiempo, menos durará. La duración de un sonido se mide en unidades de tiempo (milésimas, segundos, minutos, horas...)


c) La altura: es la cualidad del sonido que nos permite distinguir entre sonidos graves y sonidos agudos. Esta cualidad viene dada por el número de armónico que posee un sonido. Cuantos más armónicos tenga un sonido, más grave llega a ser; cuantos menos armónicos, más agudo sonará. A su vez, también existe ruidos agudos (el chirrío de una puerta al cerrarse) y graves (un portazo). En música, esta cualidad del sonido depende de en qué línea o espacio del pentagrama está situada la nota. En los espacios o líneas más elevadas se encuentran las notas más agudas, y viceversa. Este recurso se utiliza tanto en música como en el cine. Podemos encontrar dos tipos de sonidos en función de la altura:

     - Sonidos agudos: expresan ligereza, vivacidad... (La voz de un niño riéndose)
     - Sonidos graves: expresan pesadez, potencia, profundidad... (Un cuerno de guerra)

La altura en el espectro del sonido: la altura queda determinada por el espacio que existen entre ondas, o lo que es lo mismo, la cantidad de ondas que entran en un momento determinado. Cuanto menos espacio entre ondas, más ondas cabrán en un tiempo determinado y, por lo tanto, más agudo será el sonido. A más espacio entre ondas, menos ondas cabrán en un momento dado y, por consiguiente, más grave será el sonido. La altura de un sonido se mide en hercios (Hz) El umbral inferior del oído humano se encuentra entre los 16 y 20 Hz, y el superior entre los 16.000 a 20.000 Hz (según el oído de cada persona).
sonido agudo
Sonido agudo
sonido grave
Sonido grave
d) El timbre: es la cualidad del sonido que nos permite reconocer cualquier tipo de voz o instrumento. Depende mucho del material con el que está construido dicho instrumento, además de el agente que se emplear para hacerlo vibrar. En esta cualidad interviene un poco lo que se denomina como "memoria musical". Los perros, por ejemplo, reconocen la voz de su dueño incluso después de estar un tiempo sin verle. Lo que reconocen no es la duración, la altura o la intensidad de la llamada de su dueño, sino que únicamente es el timbre lo que echaba de menos. La memoria musical se utiliza también para reconocer melodías y canciones. Según Aaron Copland, una persona sin memoria musical está condenada a no poder disfrutar de la música. El timbre de un sonido es construido según el orden de sus armónicos.

Cada persona e instrumento tiene un timbre que lo caracteriza y, por ende, un orden diferente de los armónicos. Existen infinidad de timbres en el universo. Cada timbre pertenece a un instrumento en concreto. Hay diferentes clasificaciones de los instrumentos.
                          
El timbre en el espectro del sonido: el timbre de un sonido está representado por la trayectoria que sigue la onda. Esto quiere decir, depende de la estabilidad y la inestabilidad de la onda al realizar el sube y baja. No existe medida del timbre del sonido, sin embargo, sí que existen clasificaciones de los instrumentos musicales en función de su timbre.

En conclusión, muchos compositores se ayudan de estas cuatro cualidades del sonido y las combinan para evocar en el público distintas emociones y para generar expresividad. Se puede combinar una altura aguda con una duración corta para generar ansiedad o angustia O también se puede mezclar una altura grave y con una duración larga para expresar pesadez o describir a una persona grande caminando. La posibles combinaciones entre estas cuatro cualidades del sonido con infinitas.

0 comentarios:

Publicar un comentario