11 abr. 2016

Publicado el 11 abril por | 0 comentarios

«Triunfar es ocupar un hueco que hay en el mundo de la música»

Aron Dübh Vocalista de Appulse

El grupo de rock alternativo "Appulse" saca su segunda maqueta, E.R.A, y planea cambiar el estilo de la banda para los próximos años


Aron Dübh con su guitarra. / E. Girona
Cuando a Aron Dübh le dieron a elegir entre producir canciones de éxito para la MTV o cantar en su propio grupo de rock alternativo, no se lo pensó dos veces y eligió formar lo segundo. Desde entonces, él y su banda "Appulse" han sido inseparables, llegando a sacar varias maquetas y trabajos individuales en cinco años. La postura de Aron con respecto a la música comercial podría encasillarse en la actitud del típico "chico malo" del rock, aunque él asegura que su mente es lo suficientemente abierta como para no dejarse llevar por los extremos radicales de la música moderna.

Pregunta. De E.C.O a E.R.A. ¿Por qué esa selección?
Respuesta. La selección de las canciones fue muy difícil. Tuvimos que elegir de entre 14 y 15 canciones. Íbamos a grabar dos, pero el del estudio nos hizo descuento por una tercera y aceptamos.

P. ¿Motivo de la portada y del título de la maqueta E.R.A?
R. La imagen de portada es la ecografía de un feto con bandas verdes en el lomo. Estas bandas son el Sistema Solar. Hace referencia al significado del nombre del grupo: “Appulse”, que es Apulso en español y significa la distancia que hay entre el ojo y el astro que observas. Es como decir de manera metafórica que estamos muy lejos para la gente que nos ve en los conciertos. El feto de la imagen soy yo, por cierto.

P. Su padre también se dedica al mundo de la música, ¿negocio familiar?
R. No, mi padre pasa un poco. Él toca la batería desde los 14 años. Yo también quería, pero a los ocho años me compró una guitarra española porque le dio la gana. Al principio no me gustaba, pero fui enseñándome poco a poco. La verdad, ya quisiera yo que me enchufara en algún lado. Y tampoco es que me dijera “escucha esta música”. En algunas cosas sí que me ayuda, pero no va abriéndome puertas...

P. ¿Piensa que vuestra música es algo nuevo, tiene futuro y tendrá artistas consecuentes?
R. Hombre, algo nuevo no creo, pero a mi parecer sí se diferencia un poco de la del resto de grupos de rock alternativo. Me gusta mezclar estilos. En cuanto a lo de artistas consecuentes... Para que eso pase, antes tendríamos que salir a flote nosotros. Yo creo que triunfar con la música es ocupar un hueco, un vacío que hay en el mundo de la música. Si tu grupo no tiene ese hueco, es complicado. Tienes que ofrecer algo, un producto nuevo que no haya aportado nadie.

P. ¿Le importa mucho las críticas negativas que os hacen por la red?
R. Antes, los que nos criticaban eran los dos tontos que te conocían y no te caían bien. Al final me he acostumbrado a ese tipo de críticas. Las críticas que están hechas para fastidiarte son las que no te tienen ni que importar. A las críticas anónimas hay que hacerles menos caso que a las otras. Mira que hay tontos que te critican anónimamente y por la misma crítica ya sabes quiénes son.

P. ¿Cómo se sintió cuando la canción más destacada fue una que compusisteis más o menos de broma?
R. Yo lo veo bien, si se le puede llamar éxito, claro. No estamos viviendo de la canción, si estuviésemos tocándola todos los fines de semana sí que la mandaría a tomar por culo. Salió en plan de humor y creo que está bien. Destacar con canciones de humor es más fácil. Pero eso tiene un problema, y es que no te toman en serio. Te ven como un payaso que va haciendo la gracia por los pueblos. Mira a los Mojinos...

P. ¿Manías o nervios antes de los conciertos?
R. Al principio, antes de los conciertos solía estar nervioso. Ahora tengo la manía de cambiar las cuerdas de la guitarra dos días antes por miedo a que se rompan en la misma actuación. Es lo único que me obsesiona un poco.

P. ¿Le da mucha importancia a su imagen de "Kurt Cobain"?
R. No me sale barba y tengo la nariz grande. Sí, conozco mis defectos. Y de la vestimenta tampoco se puede decir mucho. No pretendo ser ninguna copia, pero no me importaría tener algún parecido con el cantante de Nirvana. Me gusta su influencia, su música y su forma de cantar. También me han dicho que mi voz se parece a la de Alaska. No sé si tomarme eso como una indirecta...

P. Además de músico, usted es letrista, ¿qué es lo que busca con sus letras?
R. No busco un fin concreto. Cuando termino la melodía de una canción, entonces escribo la letra. Hay grupos de power metal que buscan en todas las canciones muerte y destrucción. Yo, como me gusta jugar con varios estilos, escribo lo que me evoque la melodía. Si me sale una melodía dulce, no voy a escribir que voy por ahí pisando cráneos.

P. Muchas de sus canciones son muy metafóricas... ¿espera que la gente las entienda?
R. No (risas). Sería de idiotas pensar que todas las cosas que escribo las entienda la gente. La mayor parte de lo que escribo es para que la gente indague en la letra, así sacan sus conclusiones.

P. ¿Y qué hay de las contradicciones en las canciones?
R. No me gusta hablar sólo de un tema. Pero eso tiene un problema y es que luego te digan que en tal año, en tal canción, dijiste una cosa y ahora dices otra. Vale, eso es verdad, pero yo creo también que es una buena señal, significa que has cambiado, que ayer pensabas esto y hoy pienso esto otro. Lo triste es que no cambies.

P. Aunque tiene pareja, no le da mucha importancia al tema del amor, ¿por qué?
R. Porque cuando más inspiración tienes de un tema, es cuando más jodido estás. Si ya tienes novia, no te da por escribir sobre el amor. Te da por escribir sobre el amor cuando no tienes y estás fastidiado por eso. Además de que es un género muy explotado. A no ser que encuentre una forme gusta hacer como otros grupos que sacan un disco de amor y otro disco de amor...

P. ¿Cree que ya está todo inventado?
R. No sé si estará todo inventado pero sí que creo que es más difícil innovar un género que empezó como blues y acabó con los gritos del trash metal. Yo creo que el camino del rock ya ha topado con el muro de la evolución y ahora debería volver hacia atrás.

P. ¿Cómo es su visión de la música actual?
R. En mi opinión, la música actual no tiene rumbo. Si hablamos de rock, creo que se ha estancado. Los grupos de ahora son copias de otros grupos que ya ocuparon su hueco en este mundo. La música en España no me llama mucho la atención a no ser que vea algo original.

P. ¿Qué opina sobre venderse?
R. No me gusta que la gente llame vendidos a otros sólo porque no les gusta su música. Si no te gusta, no lo escuches. Si te ficha una internacional, te has vendido en parte si has cedido en cosas básicas como “no debes tratar estos temas en tus canciones, no puedes decir estas cosas, tienes que vestirte así...” Pero si te contrata otra discográfica mejor que la que tenías y te paga mejor, te da más conciertos, no creo que sea venderse. Es como en una empresa. Si te viene el director de otra más grande y te contrata... ¡coño! ¡Yo aceptaría!

P. ¿Qué opina del merchandising?
R. Nosotros regalamos camisetas y chapas, otros las venden. Tampoco me parece que eso sea venderse. A los deportistas los petan de publicidad, les pagan por llevarla y no veo que la gente los llame vendidos. Más gana el que fabrica todas esas camisetas con tu cara. Es otro mercado más a explotar. Quiero dejar clara una cosa: Los Ramones no son una marca de camisetas.

P. ¿Cuál es su opinión sobre las últimas hazañas de la SGAE?
R. Mi opinión es que la música no debería venderse. Lo de la SGAE sólo pasa aquí en España. Nos toman a todo el mundo como presuntos delincuentes. Yo creo que si la gente se descarga tu música, es bueno, porque eso significa que les gusta lo que haces.

P. ¿Se ha planteado hacer cosas como pactar con el diablo o volarse la cabeza con una escopeta a los 27 años?
R. Si tu me dijeras, “en tal sitio vive el diablo, corre y negocia”, pues sí que iría a pactar con él. Pero como no creo en el diablo, no lo he pensado. Y lo del suicidio vamos a plantearlo así: si cuando llegue a los 27 años no he conseguido nada, pues a lo mejor me la vuelo. Y quizás también si he conseguido algo. Pero vamos, que de momento no me suicidaré. Ya quisieras tú que me matara para que tu entrevista pudieras venderla cara. Entonces, hasta tú me pegarías un tiro...

0 comentarios:

Publicar un comentario